martes, 26 de enero de 2016

EL NUEVO ATAQUE DE LAS EMPRESAS A LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

Es bien sabido por todos los estudiantes de extracción trabajadora que la educación pública en la que ellos estudian lleva unos años en los que se ha visto amenazada y dañada por la intervención de las empresas privadas en busca de su beneficio propio. Tras el Plan Bolonia, la LOMCE y el 3+2, pudimos leer en el BOEucm que la nueva ofensiva de las empresas ha caído sobre la Universidad Complutense.

En el BOE, un documento de obligada divulgación por el gobierno de la UCM, el rector daba la oportunidad a las empresas de contratar profesores para que nos diesen clase a nosotros los alumnos. Esto, facilitaría la inmersión de las empresas en nuestras clases, contratando a aquellos profesores que defendieran sus intereses y nos enseñaran las cosas que más les interesara o de la forma que más les interesara.

Aunque este procedimiento no sea nuevo por parte de las empresas, ya que sabemos que en otras universidades (como la UC3M) ya se ha llevado a cabo, vemos que en la Universidad Complutense de Madrid tiene unas particularidades que nos hacen pensar que la situación puede ser más sensible de lo que parece. Por ejemplo, si antes los profesores eran contratados con la aprobación de la Junta y de los diferentes departamentos donde iban a dar clase, estos nuevos profesores serán elegidos por una Comisión Mixta en la que participarán dos representantes de las empresas, el vicerrector y otro profesor. Cuando esa comisión se ponga de acuerdo a que profesor contratar, tan sólo necesitará la firma del rector, sin tener en cuenta la opinión de la Junta, ningún otro organismo de la Complutense y sin tener en cuenta, por supuesto, la opinión y la voz del alumnado.

Desde el Colectivo de Ciudad Universitaria de los CJC decimos BASTA YA. Los CJC mostramos nuestra repulsa ante esta situación, un nuevo caso de ataque frontal a una clase, nuestra clase, la clase trabajadora.

Una vez más podemos comprobar como el capital pone en marcha su maquinaria para continuar hundiendo a la clase obrera.

La inmersión de las empresas privadas en la educación pública vulnera nuestro derecho a estudiar y conduce nuestra educación a un mercado laboral que únicamente responde a los intereses del capital.

La creación de órganos como las citadas anteriormente Comisiones Mixtas, utilizadas para la ‘elección a dedo’ de profesores que actúen e impartan conocimientos que beneficien a las empresas, suponen un enorme aumento del control que ya de por sí ejercía la burguesía sobre los y las estudiantes de extracción obrera.

Los argumentos esgrimidos por las partes beneficiadas son la mejora de la inserción en el mercado laboral de los y las estudiantes que acaban sus estudios universitarios o la experiencia que proporciona el hecho de tener un profesor colocado por una empresa a la hora de trabajar en ella. 

A su vez, observamos como organizaciones izquierdistas aprovechan este tipo de situaciones para defender una educación pública ‘de todos y para todos’. Sin embargo, los Colectivos de Jóvenes Comunistas entendemos que sólo es posible lograr una educación pública y de calidad fuera del capitalismo, construyendo un sistema y una educación socialistas.

¿Hasta dónde van a llegar estos ataques? Como jóvenes y estudiantes, es nuestro deber organizarnos en cada barrio, en cada centro de estudios y en cada centro de trabajo para hacer frente a un sistema que con medidas y argucias como esta atacan de manera firme y continuada a una clase que lucha por recuperar lo que es suyo y lo que le fue robado.

¡Basta de ver como acaban con nuestra educación!

¡Basta de permitir la entrada de las empresas privadas en nuestras universidades y nuestras aulas!


¡Estudiante, organízate!

No hay comentarios: